Si tenés hábitos saludables en cuanto a tu salud física, como ejercicio, cuidado de tu cuerpo, cuidado personal, también deberás incorporar un hábito saludable para tu mente, tus emociones, tu alma y tu energía. Un hábito que sea saludable para tu ser en su totalidad.

INCORPORA UN HÁBITO QUE SEA SALUDABLE PARA TU SER EN SU TOTALIDAD

Por ejemplo, incrementar la oxigenación de tu cuerpo, con respiraciones conscientes, escuchando tu corazón, tus intuiciones, regulando tu energía para vibrar cada vez más alto, te ayudará en todos los aspectos.

Generarás enfoque, salud, serotonina ( neurotransmisor de la voluntad y la alegría), una vibración elevada que generará  bienestar.

Cómo hacer esas respiraciones? En los tips anteriores encontrarás, pero la mejor manera, es sentarte a respirar profundo, siguiendo la intuición de tu propio cuerpo.

Hasta mañana!