Hace muchos años, en un retiro espiritual con Isha, ella decía que “el miedo es un invento de la mente”. Y que al conectar con el Amor ellos desaparecen. Y una vez que eso ocurre, todo lo que nos dice nuestra mente, se disuelve.

En ese momento no la entendía. Vivía en la carencia desde muchos aspectos. Y descarté esas ideas. Sentía que si había algo en el “Amor”, pero no creía que fuera tan fuerte como para resolver mis “problemas” y “mis dramas”.

Luego profundicé, me fui muy dentro de mi, con la física cuántica y la espiritualidad, con el trabajo con el árbol genealógico y con Jean Pierre Garnier Malet, desde la física. Y esas nuevas formas de comprender, lo experimenté.

Y si…. Solo el Amor es real, todo lo que es miedo, es parte de un programa de nuestra mente y nos hace ver fantasmas. Que parecen muy reales, pero no lo son. Cuando somos capaces de recordar y sentir que todo es Amor,y que ese Amor es infinitamente más grande y mágico de lo que creemos, todo lo que nos dejaba atrapados en el miedo, se resuelve o se disuelve!

Nuestra mente se resiste a esto, acostumbrada a ver todo desde su razón. Sin embargo, cuando vemos que el Amor , la benevolencia, es un campo de energía que cambia todo lo que “toca”. Cuando somos capaces de soltar la creencia de que lo que nos dicen los miedos es real, cuando podemos mirar con ojos desprovistos de juicios, todo cambia… Es una energía. Es una frecuencia. Te ayuda a ver diferente y al ver diferente , cambia todo. Dejamos de ser víctimas de los fantasmas del miedo, y nos conectamos con una frecuencia, con una dimensión de nosotros sabia, que tiene respuestas diferentes , sintonizamos con esa energía creadora, y solo creamos….y lo hacemos desde la paz, desde el recordar quiénes somos.

Hay siglos de seres humanos creyendo que lo que pensamos resuelve los problemas. Y muchos siguen creyéndolo.

Lo que pensamos puede atraparnos indefinidamente en los problemas. Aprendiendo a pensar diferente, conectando con la energía, desde la benevolencia, el amor, la unidad, recordamos lo real. Recordamos y creamos de manera diferente. Con todo lo que está disponible para nosotros para ayudarnos a crear.

Creamos nuestra mejor realidad, incluyendo, sin negar lo que ocurre, con la pandemia o con cualquier cosa que esté en nuestra experiencia. Pero sabiendo, que aún con cualquier circunstancia crearemos lo mejor.
Aún cuando ello signifique soltar cosas que creíamos fundamentales para nosotros, desapegarnos de otras que creíamos indispensables, encontrarnos con nuestras sombras interiores para sanar .

La invitación del Amor, Uno, Todo, Dios, Universo, Consciencia, como llames a tu Fuente, es a ser a su imagen y semejanza, en todas sus formas. Transformarnos, como lo hacen los diamantes…aún a mucha presión, para encontrarnos con toda nuestra luz.

Laura Barrera