Vimos estos días la posibilidad de encontrarnos con nosotros mismos, desde el bienestar, aún en estos  tiempos que estamos viviendo.

Hacer foco en lo que queremos, hace que eso que queremos se expanda. Por eso, la propuesta es hacer foco en nuestro bienestar. Sin juzgarte, si no lo podés lograr, si solo aparece intermitente o si solo lo ves como algo lejano.

La  propuesta se trató de darte miradas diferentes, para que elijas cuál de las infinitas formas podés elegir para transitar este tramo. Claro que podés elegir aburrirte, estar mal, darle poder a tu tristeza, someterte al miedo. Claro que podés tener días buenos o días malos. No se trata de juzgar cómo lo estás viviendo, sino darte una mirada diferente. Ni siquiera esta es la real… es una, es la que propongo, pero cada uno le puede dar infinitas formas. También  es para sumar los recursos, personales, que siempre tuviste en tu “cajita de herramientas” de esas que usamos para salir de cualquier problema.

La invitación de estos días fue y sigue siendo parar, hacer un alto, para sanar… para encontrar nueva información dentro de nosotros, que nos ayude a pasar esta etapa

Encontrarnos  con nuestra luz y las sombras, con la posibilidad de trascenderlas y de encontrarnos con nuestra plenitud, nuestra unidad y nuestra totalidad. Reconocernos completos, sin sentir la soledad como peso. Decidir nuestra paz, encontrarnos con nuestra calma. Armar redes de apoyo y acompañamiento, redes para fortalecernos.

Tiempo de hacer que nuestros días cuenten….

Fortalecer nuestra actitud, desde la gratitud, desde el amor, encontrándonos con nuestra mejor versión día a día.

Aceptar, como fuente de paz y armonía interior.

Decidir, aún con todo lo que sucede, protagonistas de nuestras vidas.

Encontrarnos con la paciencia. Con nuestra libertad emocional, aún en el encierro preventivo. Con nuestra mejor música en nuestro interior.

Sanar, enfocar, sin bajar los brazos, apoyar a nuestros seres queridos desde la benevolencia y no desde el miedo.

Silenciar para encontrarnos con ese espacio sagrado, y tan olvidado cuando corremos en el día a día.

Y decidir firmemente nuestra paz!

Estos fueron los días compartidos!!

Espero que te hayan acompañado en este crecimiento interior. Que te ayuden a transitar con una mirada diferente. Que algo de lo que compartimos aquí, te haya  abrazado.

Fue mi más profundo sentido al escribir estas páginas.

Un gran abrazo

Laura Barrera