DÍA 2: CREO ABUNDANCIA.
 
Si no creo en la abundancia, no la puedo crear para mi vida. Si creo que soy carente, voy a crear carencia. La abundancia y la carencia son solo dos miradas opuestas que se refieren a mi propia mirada del mundo y de mi propia vida. No algo externo que existe independientemente a mi. 
 
La abundancia es parte de nuestra esencia, es la definición misma del campo de energía, del universo, de la vida. Y es un estado de la mente. Ya vimos en el día 1 , que la abundancia y la carencia nos activan creencias, pensamientos, emociones, sensaciones físicas, energías, que para todos son diferentes. Y depende de lo que crea, estaré activando en mi campo de energía, que recibe y me devuelve todo aquello que sembré.
 
Si creo que la abundancia no es para mi, se dispararán mecanismos conscientes e inconscientes que me pondrán a la defensiva porque activarán mis miedos y bloquearán aquello que esté disponible para mi. Activarán miedos referidos a la supervivencia, a la valoración personal, a las relaciones, a la dirección de mi vida y tantos otros.También se activarán memorias de carencia de nuestro árbol genealógico en un maravilloso y complejo proceso que te explicaré en el día 4.
Todo ello estará presente cuando sienta que no tengo lo suficiente, que no voy a tener lo necesario o que no soy capaz de garantizarme lo básico que necesito para vivir, por ejemplo. No tener lo necesario o suficiente, es el miedo que siembra semillas de carencia al campo de energía. Y conectaré con todo lo que me devuelva carencia, y no abundancia.
 

La abundancia es un estado de la mente y una decisión.

El estado de la mente implica tener una mentalidad expansiva, abierta, no atada a creencias que justifican miedos del pasado, cuestionadora, libre. Y la decisión es la de hacerme responsable del cambio para sembrar esta semilla en mi campo. No culpar a gobiernos, padres, parejas, socios, jefes de mi carencia. Si no conecté con la abundancia, quiere decir que me pasé la vida creyendo erróneamente que ella proviene de algo externo y que alguien era responsable de generarla para mi.
 
Te invito a conectar con esa mentalidad de abundancia viendo de cuántas cosas hacés responsables a otros y qué te genera la idea de creer que vos sos la única persona responsable de generarla para tu vida.
 
SI estás dispuesto, o dispuesta a cuestionarla, te invito a seguir en los dos días siguientes. Y a conectar con la idea de que vos podés crear abundancia para tu vida.
Hasta mañana!
Laura Barrera