La risa activa la serotonina. Y es un círculo vicioso.

No nos reímos porque estamos mal. Y como estamos mal, cada vez tenemos menos ganas de reírnos.

Vamos a romper ese círculo. Reírnos, sin motivos, estimula las ganas de reírnos porque estimula la serotonina.

Así que a ponerse una película, algún humorista, mirar un niño y contagiarse con su inocencia y alegría, activa la risa, y activa aquello que favorece nuestro bienestar en nuestro cuerpo.

Claro, si pasa algo que es muy grave, no nos vamos a reír. Pero es importante no darle gravedad a cosas que pueden cambiarse, que pueden resolverse y que pueden mejorar.

En esos casos, también es el sentido del humor el que nos ayudará a sobrellevar esas situaciones.

A reirnos todo lo que podamos! Es un recurso inagotable!

Martes 2 , 22 hs. Video en vivo por Facebook!!!

Charla para la gente de los grupos de Whatsapp: Jueves 4, 21 hs. de Argentina, por zoom. Inscripción previa. Gratuita.

Hasta mañana!

Laura Barrera